Destacan ejemplos de mujeres galardonadas por sus investigaciones

Varios son los obstáculos que aún dificultan la inclusión paritaria de la mujer en los espacios académicos y laborales del campo científico. Sin embargo, algunos ejemplos de reconocimiento a su labor e instancias de participación como el Foro Mujeres en Ciencia y Tecnología del sitio web de CONICYT, ponen en claro que, en estas materias, la batalla contra la discriminación avanza con éxito.

Sin duda, las mujeres deben forjarse un lugar en áreas en que los hombres lo tienen por tradición. Desde obtener el derecho a voto hasta participar en las diversas disciplinas del conocimiento han sido luchas por la igualdad de género.

En el universo de la investigación científica el panorama no es diferente. Según el boletín de estadísticas (UIS) de la UNESCO, que examina la participación de las mujeres en la investigación científica profesional y en educación superior, de los 89 países con datos disponibles, las mujeres representan menos del 30% de investigadores. Solamente 18% de los países considerados alcanzan la paridad de género es este ítem.

A nivel latinoamericano el avance de las mujeres en el terreno de la investigación científica es mucho mayor. Según el mismo boletín, en América Latina y el Caribe, el 46% de los investigadores son mujeres, superando el promedio mundial. La mitad de esta región alcanza la paridad de género. Incluso en Argentina, Brasil y Venezuela, que tienen el número más grande de científicos de América Latina, más mujeres que hombres trabajan como investigadoras.

Aquellos países que no alcanzan la paridad de género (definida por la UNESCO como el 45% al 55% para cualquier sexo) muestran una superioridad del género masculino moderada.

Aún más alentador es el panorama nacional, con nominaciones como la recibida por las investigadoras Ligia Gargallo y Nancy Chandía, premiadas por el programa “For Women in Science” organizado por L’Oreal y UNESCO, en reconocimiento a su trabajo.

Desventajas y Desafíos

Pese a su inserción en los diferentes campos laborales que la ciencia y la tecnología ofrecen, las mujeres aún no se posicionan en un lugar igualitario. Una mirada general deja en claro las distancias, por ejemplo, de los 513 premios Novel de química, física o medicina concedidos desde 1901 a la fecha, sólo 12 fueron entregados a mujeres y dos de ellos a Marie Curie.

En este panorama, más allá de las diferencias entre países, la situación de las mujeres dedicadas a la ciencia y la tecnología presenta rasgos comunes. Aunque su participación ha ido en aumento, siguen concentradas en algunas ramas y mal incorporadas en otras. Persisten situaciones de discriminación salarial y laboral, así como la dificultad de llegar a cargos de mayor jerarquía.

Se suman a esto obstáculos como los mencionados por la investigadora Carolina Valdebenito, quien considera que pese a los avances en este ámbito, aún falta camino por recorrer frente a, por ejemplo, comentarios de prensa que ponen en duda la calidad del trabajo de las mujeres en ciencia y la escasez de políticas que las respalden y protejan. La científica Sandra Bravo, por su parte, comenta que “las mujeres involucradas en hacer ciencia desarrollamos otras actividades, como son las actividades académicas (…) debemos utilizar horas adicionales de los fines de semana y de las horas que debiéramos dedicar al descanso, con serias repercusiones familiares en muchos casos, ya que aún no es aceptado por nuestros cónyuges el que las mujeres debamos ausentarnos porque debemos asistir a un congreso, preparar un seminario, o porque estamos en medio de un experimento”.

En efecto, muchas investigadoras sufren discriminación laboral debido a las interrupciones que deben vivir para ser madres, tiempo que generalmente coincide con la época en que necesitan intensificar el trabajo para escalar en su carrera. La necesidad de encontrar horarios flexibles que les permitan el cuidado de los hijos, suele conllevar a la realización de tareas colaterales en el área.

Además, en muchas disciplinas existe el desconocimiento de la posibilidad de realizar investigación científica. Para ello es necesario incrementar la difusión, para que las estudiantes de las diversas ciencias tengan claro que pueden acceder a ello.

La investigadora Sandra Bravo, opina que existe además una falta de reconocimiento de la labor femenina en la ciencia, ya que “las satisfacciones que ésta entrega son las publicaciones y el reconocimiento entre los pares científicos, lo que en Chile no siempre se da. Por lo general, el reconocimiento viene desde el exterior, a través de la publicación de los trabajos desarrollados”, aclara.

Frente a estas dificultades, en el ámbito de la creación de políticas que impulsen la verdadera inserción de la mujer en el desarrollo del país, CONICYT se ha hecho cargo de asumir el desafío, dentro de los lineamientos de los gobiernos de la Concertación. “El año 2000, se crea el Plan de Mejoramiento de la Gestión de Género, que en nuestro caso, se enmarca en el compromiso de Gobierno de promover y desarrollar la ciencia, la tecnología y la innovación como factores fundamentales para enfrentar los desafíos de la globalización y la inserción en el circuito de las naciones desarrolladas”, puntualiza la Presidenta de CONICYT.

En este marco, esta institución de gobierno está desarrollando acciones de promoción y difusión, entre las que destaca el Foro Virtual a través del su portal de www.conicyt.cl iniciativas que contribuyen al posicionamiento de la mujer en el universo de la ciencia y la tecnología. Para Vivian Heyl lo esperable es que “en unos años más, podamos compartir igualmente y de manera integrada, hombres y mujeres, en el estudio, la investigación y los programas de desarrollo para el país”.

Este anhelo parece bien encaminado, ya que, la presencia de la mujer en el campo de la ciencia es una preocupación a nivel mundial, que ha generado instancias como la Conferencia Mundial de la Ciencia celebrada en Budapest (Hungría) en 1999, en la que se destacó la necesidad de promover en todo el sistema educacional el acceso de niñas y mujeres a la educación científica.

Además, existe un interés y acceso creciente de las mujeres a la instrucción científica. Según Vivian Heyl, “hoy el porcentaje de mujeres tituladas en carreras de ciencias exactas y naturales es proporcionalmente igual que el número de hombres que se titulan en dichas disciplinas y, en lo que respecta a carreras en humanidades y de salud, el porcentaje de mujeres tituladas es considerablemente mayor”.

Conjuntamente, existen instancias de motivación como los premios “For Women in Science” de L’Oreal y UNESCO. Esta última dispone además del foro “Mujeres, Ciencia y Tecnología en América Latina y el Caribe” que contribuye a afirmar que la contribución de las mujeres en el campo científico y tecnológico es esencial para lograr un desarrollo humano sostenible con equidad y contribuir a la cultura de la paz mundial.

Algunos casos chilenos

Los cambios culturales que se han vivido en los últimos tiempos han permitido el ingreso de la mujer en diversas áreas. Es así como en la actualidad tenemos una Presidenta de la República, y en el ámbito de la ciencia, la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica también está presidida por una mujer. Además, una serie de premios a investigadoras reconocen el rol femenino, Vivian Heyl.

Un ejemplo de ello es la destacada participación femenina en la tercera versión del Concurso Tecnología y Negocios, organizado por el Instituto Internacional para la Innovación Empresarial (3IE) y la Universidad Técnica Federico Santa María, y que forma parte de los esfuerzos del Programa Bicentenario de Ciencia y Tecnología de CONICYT.

Los equipos Bioactivity, FreshTech, Focal MO y Pluteus fueron premiados en enero en la Categoría Propiedad Industrial de este concurso. Dos de estos grupos estaban conformados por mujeres. Estos proyectos fueron seleccionados entre más de 70 postulaciones, que contaron con aproximadamente 150 participantes.

Las inventoras María de la Luz Osses Klein y Paz Osorio estuvieron a cargo de Bioactivity, cuyo producto “Biotest” es una prueba 100% biológica, de fácil uso y portátil, creado para entregar una medida directa del potencial de extracción de cobre en procesos de biolixiviación. Paz Osorio manifestó una enorme alegría frente al logro y a la idea de que el 50% de los ganadores fueran mujeres, consideró “increíble, que (la participación de mujeres en ciencia y tecnología) aún sea tema, dado que la capacidad intelectual, primordial en ciencia y tecnología, no es una cuestión de género”.

Por su parte, María de la Luz Osses Klein, madre de un niño de cinco años, manifiesta que en sus 10 años de experiencia laboral se ha encontrado con ”mujeres convencidas de sus capacidades y viendo en cada minuto espacios de generación de oportunidades de optimización e innovación, las mujeres tenemos ese instinto natural de crear, avanzar” y llama a sus pares a no perder el tiempo pues “trabajando duro como lo hacemos día a día continuaremos situándonos en posiciones cada vez mas competitivas”.

En tanto, el proyecto Pluteus de Susana Labra Reynolds, es un aparato que se instala en el mar, denominado “jaula-cultivo”, que permite el cultivo de erizos o abalones y la captación de larvas de erizo. La ganadora manifestó su felicidad ante este premio, que le abrió una gama de posibilidades que antes no le eran asequibles.

“Ganar el concurso me da la oportunidad de materializar un proyecto que hace tiempo tenía en mente y que sin el apoyo de las clases que tuvimos y el capital que se nos entregará quizás no hubiese podido realizar”, añadió la joven investigadora.

Para ella, la participación de la mujer en investigación es constante aunque menos visible. “La mujer está presente activamente en ciencia y tecnología, quizás no es la cabeza visible del proyecto, pero es parte del equipo”, señala Susana Labra.

Otro ejemplo de exitosa participación femenina en la ciencia es el programa “For Woman in Science” de L’Oreal-Unesco. En la ceremonia de premiación, realizada en Febrero en París, Ligia Gargallo, doctora en Ciencias Químicas de la Universidad de Liege en Bélgica, miembro de la Academia de Ciencias de Chile e investigadora y docente de la Facultad de Química de la Universidad Católica, obtuvo el importante galardón que premia el rol de una mujer de ciencia por continente.

Por su parte, Nancy Chandía, doctora en Química de la Universidad de Santiago de Chile y miembro del Centro de Estudios de la Facultad de Ciencias de dicha casa de estudios, recibió una de las quince becas para jóvenes investigadoras procedentes de los cinco continentes para realización de investigación en el extranjero.

Además, CONICYT en la última versión del concurso regular Fondecyt, entregó más de 24 mil millones de pesos para el financiamiento por todo el período de duración de 393 proyectos beneficiados de los cuales el 22 por ciento corresponde a iniciativas presentadas por mujeres.

Aunque no es una cifra paritaria según la definición de la UNESCO, ésta da muestra de un avance en el plano nacional en cuanto a financiamiento de proyectos dirigidos por mujeres, ya que, la tasa de investigadoras postulantes es ampliamente inferior a la de investigadores.

Según Vivian Heyl, Presidenta de CONICYT, “no hay gran diferencia en la calidad de los proyectos presentados, sino en la cantidad, es decir, son proporcionalmente muy pocas las mujeres que se presentan, pero a la hora de hacerlo, compiten en igualdad de calidad.”

Definitivamente, la incorporación de la mujer a la ciencia y tecnología, más que un tema de igualdad entre géneros es un paso importante para el progreso de los países. Sin duda, en términos económicos y sociales, a ningún país le conviene dejar fuera del sistema científico y tecnológico de ciencia y tecnología a casi el cincuenta por ciento de su población. Por ello es primordial una buena educación y oportunidades laborales en ciencia y tecnología para hombres y mujeres.

LINKS RELACIONADOS:
IUS Bulletin Science and technology statistics, Issue No 3.
Women in science: Under-represented and Under- measured
http://www.uis.unesco.org/template/pdf/s&t/BulletinNo3_v12EN.pdf

Sitio PMG de Género, Mujeres en Ciencia y Tecnología
www.conicyt.cl/genero/

Nacionales e
Internacionales

Nacionales e Internacionales